COAG Andalucía lamenta la total falta de apoyo a los ganaderos andaluces por parte de la Consejería y el Ministerio de Agricultura

COAG Andalucía lamenta la total falta de apoyo a los ganaderos andaluces por parte de la Consejería y el Ministerio de Agricultura
  • Están ignorando las dificultades por la que atraviesa el sector ganadero andaluz a causa de la pandemia.

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos –COAG- de Andalucía denuncia que tanto la Consejería de Agricultura como el Ministerio de Agricultura están ignorando las dificultades por la que atraviesa el sector ganadero andaluz a causa de la pandemia. En el caso del Gobierno andaluz, aún no ha puesto sobre la mesa ninguna medida para apoyarlo.

 

Han pasado dos meses desde que el Gobierno nacional decretara el estado de alarma, que obligó a cerrar empresas de restauración y restringió la movilidad de los ciudadanos confinándolos en sus hogares, circunstancia que rompió,  repentinamente, el ritmo del mercado de los productos ganaderos.

 

Aunque los primeros en verse perjudicados por la reducción de la demanda fueron los productores de cordero y cabrito, los ganaderos del sector lácteo y vacuno, y porcino de carne también, están sufriendo los efectos del cerrojazo de la restauración y los canales de venta directa, así como la incertidumbre experimentada en los movimientos comerciales a nivel nacional e internacional.

 

La única medida de apoyo a la que acogerse ha venido de la mano del Ministerio de Agricultura, pero ha resultado profundamente decepcionante: sólo para los productores de cordero y cabrito, que cobrarán, como muy pronto, en la segunda quincena de octubre, sabiendo además que poco va a aliviar las pérdidas ocasionadas por la reducción en la venta de estos animales durante los meses de mayor producción.

 

Esta cuestión ha sido muy criticada por COAG por el  absoluto cambio de dirección que tomó esta ayuda respecto a la primera propuesta de norma, que contemplaba un importe de 30€ por cordero/cabrito no comercializado, frente a la actual basada en un complemento para el pago asociado de la PAC, que supondrá una ínfima cantidad que llegará igual para todos los solicitantes con independencia de si tuvo pérdidas económicas y de su alcance. A pesar de que esta norma, cuyo presupuesto máximo será de 10M€, contempla la posibilidad de ampliar la financiación por la Consejería de Agricultura, ésta no se ha pronunciado aún sobre si lo hará y en qué cuantía.

 

Además, COAG Andalucía exige a la Consejería que no “venda” la convocatoria de una nueva medida agroambiental como un incentivo para paliar los problemas económicos derivados de la pandemia, puesto que esta ayuda promovida por COAG como apoyo a los pequeños rumiantes, se lleva trabajando y esperando desde hace más de dos años.

 

Respecto a esta línea de ayudas, además de no responder al objetivo planteado por COAG de apoyar a las ganaderías de pequeños rumiantes que practican el pastoreo conducido, dejará sin posibilidad de acceder a ella a la mayoría de estas ganaderías pastorales, modelo tradicional, respetuoso con el bienestar animal y ampliamente extendido que, desafortunadamente en muchas ocasiones, no tiene posibilidad de acreditar la titularidad de las superficies aprovechadas.

 

A pesar de celebrar de que pueda, por fin, beneficiarse una pequeña parte del sector, esta organización critica que el trabajo de estos ganaderos de sierra y trashumantes no estuviera ya recompensado de manera permanente por su labor como gestores medioambientales.

 

COAG Andalucía insta a ambas administraciones a apostar por los ganaderos de manera contundente y  ejecutar actuaciones en apoyo a este sector, cuya importancia para Andalucía es estratégica. Resulta imprescindible alcanzar una rentabilidad estable para el sector, como se reivindicó en las manifestaciones previas a esta crisis sanitaria, y compensar la pérdida económica que la rotura de los canales de comercialización habituales está ejerciendo sobre las explotaciones. Además, insiste en que se implementen herramientas como ayudas para el desvieje en caprino de leche como ya se solicitó al inicio de la crisis, gratuidad de los aprovechamientos de monte público, etc.