La sequía provoca una crisis sin precedentes en el sector agrario

    0
    192

    SOS ANTE UNA CAMPAÑA DESASTROSA

    • COAG ANDALUCÍA afirma que el sector agrario andaluz sufre una dura sequía que ya se ha cargado la campaña de cereales, del girasol, que ha mermado las campañas del olivar, con la peor cosecha del siglo, los hortícolas para fresco, los cultivos forrajeros que impactan directamente en la ganadería, al igual que la falta de pastos, y que, por segundo año consecutivo, va a impedir que se siembre en el Guadalquivir, uno de los pilares de la industria agroalimentaria andaluza. Ya no se salva ni el secano ni el regadío.
    • Miguel López, secretario general de COAG Andalucía: “Hasta aquí hemos llegado. Ya no podemos garantizar empleos y no podemos hacer frente a las deudas. No podemos más con la sequía, la nueva PAC, la subida de costes y la competencia desleal de las importaciones sin control”.
    • La situación en la provincia de Almería es extrema, con el cereal perdido prácticamente al completo, el almendro en situación muy grave y la campaña de verano de regadío en el levante, con una importante disminución en cultivos como la sandía. La misma situación crítica se está dando en ganadería, incluyendo la apicultura. A la espera de una reunión con Delegación de Agricultura de la Junta y la Mesa del Agua de Almería, COAG Almería reclama medidas muy excepcionales ante esta situación de crisis.

    12 Abril 2023.- Una sequía pertinaz, que ya dura cinco años, está provocando una crisis sin precedentes en el sector agrario. Es la puntilla que le faltaba a un sector agraviado por las imposiciones de una política agraria europea que le ha abierto las puertas de la alimentación y de los bienes públicos a los fondos de inversión.

    La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos -COAG- de Andalucía lo tiene claro: el expolio está servido. La nueva PAC está enfocada a asfixiar a la agricultura social y profesional, que es la que además mantiene vivos nuestros pueblos, destrozando el tejido productivo y no dejando otra opción a los agricultores que el abandono de la actividad. Así, con esta maniobra especulativa, se favorece la llegada de multinacionales de distintas partes del mundo que se adueñan del agua y la tierra de Andalucía y del resto de España.

    A este panorama desolador hay que sumar otra circunstancia que hunde los precios en origen: las importaciones sin control ni garantías sanitarias de terceros países. Tan sólo en 2022 se detectaron más de 600 alertas sanitarias de productos agroalimentarios importados con exceso de sustancias prohibidas perjudiciales para la salud.

    Miguel López, secretario general de COAG Andalucía, no duda en lanzar un SOS y advertir de la gravedad de la situación del sector. En este sentido, afirma que “hasta aquí hemos llegado. Ya no podemos garantizar empleos, ni siquiera los nuestros, así como ya no tenemos más capacidad de endeudamiento -el sector requiere de altas inversiones y está híper hipotecados- y no podemos hacer frente a las deudas”.

    Situación Calamitosa en la provincia de Almería

    Respecto a los perjuicios de la sequía, el responsable de COAG Andalucía explica que el sector agrario andaluz está sufriendo por la falta de agua. En concreto, en la provincia de Almería, el panorama es desolador.

    “Desde nuestra organización agraria llevamos varias semanas pidiendo la convocatoria urgente de la mesa nacional de sequía ante la situación extrema que estamos padeciendo, tanto a nivel nacional como regional y provincial”, indica el secretario provincial de COAG Almería, Andrés Góngora. “De hecho, en COAG Almería vamos a tener una reunión próxima, junto a la Mesa del Agua de Almería, con el delegado de Agricultura de la Junta de Andalucía para poder analizar la situación. Pero ya podemos adelantar lo comprobado sobre el terreno y es que, por ejemplo, el cereal se ha perdido prácticamente en un cien por cien, no va a haber cosecha”, continúa indicando Góngora.

    Sin haberse dado lluvias en los cuatro meses del año, la zona del levante almeriense se encuentra particularmente afectada. Los cultivos de secano son otra víctima de la sequía extrema. Al encontrarse en un momento especialmente delicado, la cosecha está igualmente en grave peligro si no llueve en los próximos días, con el agravante de que preocupa incluso que puedan sobrevivir los árboles ante esta situación.

    Por su parte, el cultivo de regadío peligra especialmente en el levante almeriense. Se puede apreciar que va a haber una disminución en los mismos de importancia para la campaña de verano, sobre todo en sandía. Se encuentran en situación muy grave pues no se dispone de agua procedente de los trasvases (Tajo-Segura y Negratín, principalmente), y las desaladoras no tienen capacidad suficiente para abastecer la demanda,

    También la ganadería se encuentra en situación crítica, al no poder alimentar a sus animales ante la carencia de pastos, sobre todo en extensiva. Ahora mismo la única opción de los ganaderos/as es comprar forraje y alfalfa, lo que supone un verdadero problema contando con el desorbitado incremento de los costes de producción. La situación de cara al verano resulta por tanto muy preocupante. Al igual que en el caso de la apicultura, siendo la primavera un momento crítico para ellos, la escasez de la floración en el monte, supone un revés importante para nuestras colmenas.

    “Es urgente que nos podamos sentar con la administración. Habrá que tomar medidas muy excepcionales ante esta situación sobre todo porque hay determinados agricultores para los cuales esta puede ser su última cosecha, si no se toman medidas”, concluye Góngora, secretario provincial de COAG Almería.