viernes, julio 12, 2024
spot_img
InicioActualidad agrariaCOAG pide un Plan de Rescate para el sector apícola ante la...

COAG pide un Plan de Rescate para el sector apícola ante la quiebra técnica del 50% de las explotaciones

  • Las ayudas para la apicultura que recoge el Decreto de sequía son “absolutamente insuficientes”. “Se reparte miseria; 800 euros para un apicultor con la que está cayendo es insultante. Sólo el coste de alimentación suplementaria de las abejas por la ausencia de floración supone 7.200 euros al mes en una explotación media (400 colmenas)“, ha subrayado Pedro Loscertales.
  • La ausencia de lluvias recorta un 85% las estimaciones de cosecha de miel para 2023. La mieles de romero y tomillo se da prácticamente por perdidas y la de azahar se reducirá a la mitad.

 Incertidumbre y pérdidas inasumibles por sequía marcan la campaña apícola 2023. Las previsiones del sector apícola de COAG, con información recabada de las principales CC.AA. productoras, apuntan a una “pésima campaña” que no superará el 15% de una cosecha normal. Se da prácticamente por perdida la cosecha de miel de romero y tomillo y la de azahar se verá reducida a la mitad respecto a la media de los últimos años. Por delante tenemos la miel de retama y el eucalipto, cuya producción es siempre incierta y poco representativa respecto a la producción total de primavera. Además, la producción de  polen también ha sido muy baja”, ha avanzado Pedro Loscertales, responsable del sector apícola de COAG.

 

Entre los factores que más han incidido se encuentra la grave sequía. El coste en alimentación se ha disparado en primavera debido a la ausencia de floración y se ha agravado la presencia de abejarucos en los colmenares. También existe incertidumbre en relación a los enjambres. Es posible que muchos no salgan adelante y, los que lo consigan, lo harán a costa de una importante inversión en alimentación de las abejas (coste de 18 euros/ colmena).

 

En este contexto, las ayudas para el sector apícola que recoge el Real Decreto de Sequía aprobado por el Gobierno la semana pasada resultan absolutamente insuficientes. “Se reparte miseria; 800 euros para un apicultor con la que está cayendo es casi insultante. Sólo el coste de alimentación suplementaria de las abejas supone entre 8.000 y 10.000 euros al mes en una explotación media (400 colmenas)“, ha subrayado Pedro Loscertales.

 

Además, desde COAG ya manifestamos nuestra disconformidad con la propuesta del Ministerio de Agricultura ya que la ayuda debería incluir a todas las explotaciones profesionales (independientemente de que sean estantes o trashumantes). “Insistimos en que es importante que la ayuda pueda llegar a todos los profesionales (y no sólo a los trashumantes). El sector lleva demandando ayudas directas desde julio de 2022 y está atravesando una situación excepcional y requiere de medidas excepcionales. Los 5 millones son un parche de cara a la galería. Conviene no olvidar que el sector está compitiendo en el mercado con importaciones fraudulentas que entra a precios por debajo de costes de producción en el mercado europeo”, ha apuntado Loscertales.

 

Ante estas circunstancias, una parte creciente de los apicultores se están viendo obligado a dejar la actividad y buscar alternativas laborales entre otros sectores como la construcción o la hostelería. “Tres campaña consecutivas sin apenas producción y con precios por debajo de costes hacen insostenible la situación. Hay quiebra técnica en más del 50% de los colmenares de nuestro país, desgraciadamente por cuestiones que no dependen de nosotros como es el clima. Necesitamos un ambicioso Plan de Rescate para el sector apícola español”, ha afirmado el responsable del sector apícola de COAG.

ESTIMACIONES CAMPAÑA APÍCOLA POR CC.AA.

Andalucía

Tal y como se presenta el año, no se pueden hacer previsiones de campaña (no está claro que se vaya a poder hablar de “campaña”). En el mejor de los casos podría llegarse a un 15% de una campaña normal (acudiendo a las parcelas de cítricos en regadío y a la flora espontánea que de cosecha, como pueda ser la retama).

El periodo de enjambrazón ha sido muy corto y hay muchas posibilidades de que gran parte de los enjambres no salgan adelante. Centenares de hectáreas de cultivos melíferos han dejado de sembrarse, (caso del girasol o el algodón).

 

Aragón

 

Previsión de cosecha muy negativa: nada de romero, muy escaso tomillo y entre un 5 – 15% de cosecha de primavera (milflores, montaña) respecto a un año normal. Disparada la inversión en alimentación de las colmenas debido a la mala situación en campo. Alta presencia de abejarucos en los colmenares debido a la sequía. Alta prevalencia de Varroa. Mala enjambrazón.

 

El futuro de la actividad se encuentra muy en entredicho debido a la situación de falta de rentabilidad de las explotaciones.

 

Asturias

 

Previsión de campaña: aún es muy pronto para hacer balance, aunque las mieles de primavera se han perdido (eucalipto se ha cosechado una mínima parte en relación a otros años).

 

Hay bastante consenso en que ya no es posible vivir exclusivamente de los ingresos generados por la actividad apícola y habrá que compatibilizarlo con otros empleos que complementen una renta digna.

 

Castilla la Mancha

 

Las cosechas de romero y tomillo han sido prácticamente inexistentes y los cantuesos no han tenido néctar.  Hay gente que va a intentar retama. Las fecundaciones han sido buenas en abril pero malas en marzo. En este momento se están alimentando enjambres, con el incremento en costes que esto supone. Por el momento, nos encontramos ante la peor cosecha de los últimos años.

 

Se prevé un ajuste a la baja en censos para cumplir con los compromisos asociados a las ayudas agroambientales.

 

 

Castilla y León

 

 

La previsión de cosecha son pesimistas. En provincias como Burgos no se cosecha miel de primavera (por lo que es pronto para previsiones), pero no parece que vaya a ser mucho mejor que el año pasado (que ya fue de la mitad de la media de otros años).

 

En la provincia hay pocos apicultores a tiempo completo y algunos de ellos mantienen más de 150 colmenas pero tienen también otros empleos. De momento no hay perspectivas de abandono de la actividad, pero este año va a suponer un gran reto para la apicultura en general.

 

Comunidad Valenciana

Los eventos climáticos extremos como las lluvias persistentes de primavera de los tres últimos años y los problemas derivados de la Varroosis han mermado la producción de miel y han diezmado la cabaña apícola. Se estima que el censo apícola actual puede haberse reducido en un 40-50% y las colmenas enfrentan la primavera en un estado de debilidad que no es habitual.

Las actuales condiciones de déficit de lluvias y sequedad ambiental por las altas temperaturas del mes de marzo no auguran un buen desarrollo de las colonias. Se ha aprovechado la floración de almendro para la arrancada de primavera pero la floración de romero está muy afectada por la falta de humedad del suelo y por el calor excesivo de algunos días de marzo. Las colmenas situadas en las zonas interiores de la Comunidad Valenciana han iniciado la mielada muy rápido, con un desarrollo generalmente insuficiente y la previsión de cosecha de romero se situará aproximadamente entre un 10-20% de un año norma.

 

Con cierto retraso respecto a otros años, se ha iniciado la cosecha de azahar. A pesar del buen tiempo, las altas temperaturas y la sequía han acortado la floración y el rendimiento de néctar ha sido inferior al habitual. Además, las colmenas tampoco han alcanzado una población de abejas óptima por la carencia general de polen, Por ello, aunque todavía es prematuro, se espera que la producción de miel de azahar sea inferior a un año normal y, teniendo en cuenta alguna información proporcionada por los apicultores, puede que se sitúe en un 40-50%. Este año, ha entrado una vez más en vigor el Acuerdo de la Pinyolà, con todos los problemas que conlleva de denuncias de colmenares  y casos de intoxicaciones de abejas por tratamientos prohibidos durante la floración (https://apiads.es/wp-content/uploads/2023/03/acuerdo-pinyola-10-marzo-23.pdf). Desde de apiADS y COAG se ha publicó una nota de prensa para denunciar la aplicación de este destierro forzoso de colmenas y para advertir del déficit de polinizadores que puede repercutir negativamente en cultivos que comparten territorio con los cítricos como el aguacate (https://apiads.es/nota-de-prensa-pinyola/).

 

La previsión de producción de las floraciones después del azahar es muy negativa por la sequía que padecen las zonas de interior donde se trashuman la mayoría de apicultores valencianos. Son floraciones de romero tardío, tomillos, cantueso y retama, en zonas de Albacete, Cuenca, Teruel, Toledo, Guadalajara o Ciudad Real.

 

El censo de apicultores profesionales ha caído a la mitad en la Comunidad Valenciana durante la última década y la previsión de abandono de la actividad es elevada, con casos constatados de apicultores profesionales que han buscado actividades alternativas. Se sienten defraudados por la administración valenciana, que ha publicado unas ayudas agroambientales muy inferiores a las del resto de CCAA. Por ejemplo, un apicultor valenciano que comprometa 500 colmenas en las ayudas agroambientales va a percibir menos del 20% de lo que perciben en Castilla-La Mancha, Murcia o Cataluña. Se sienten discriminados y perseguidos por la aplicación de la Pinyolà durante 30 años. Se sienten impotentes ante los desastres climáticos que tanto están afectando a este sector. Ante esta perspectiva, la renovación generacional es casi nula y los pocos jóvenes que se incorporen se plantean trasladar su explotación a Castilla-La Mancha, donde sí que hay un decidido apoyo institucional a la apicultura.

 

 

Extremadura

 

Previsión de cosecha de miel de primavera prácticamente nula, los  pastos y las plantas melíferas de suelo están ya secas desde el pasado 15 de abril, queda la retama y eucalipto cuya producción es siempre incierta y poco representativa respecto a la producción total de primavera, siendo dos floraciones de finales de mayo y junio (este año la retama por el efecto de la sequía se ha adelantado casi un mes, y ya está floreciendo en el sur de la región). La producción de  polen ha sido muy baja (dificultad para cubrir los contratos de polen fresco por parte de las Cooperativas que lo cosechan) respecto a una campaña normal.

 

Los jóvenes incorporados en los últimos 5 años (sin apoyo familiar apícola) están en una situación muy complicada y es posible que se vean obligados a ir abandonando. Este escenario puede acrecentarse para todo el sector apícola en caso de que la producción anual de miel de esta campaña 2023 se convierta en una catástrofe, apenas se han podido materializar enjambres de reposición y muchas colmenas siguen con poco o bajo vigor. La varroosis está tomando más fuerza conforme sigue está anomalía climatológica, el verano puede ser letal.

 

Todo el mundo es coincidente en que la falta de lluvia entre febrero y abril ha sido la causante de este desastre.

 

Murcia

 

La cosecha de miel de azahar no tiene malas perspectivas (será parecida a la de un buen año). Por ahora no sabemos cómo irá la campaña, aunque sí está claro que miel milflores será muy difícil de producir (se espera 0 cosecha en la campaña de Córdoba). Se espera una acumulación de colmenas  extraordinaria en el norte de la península.

 

Enjambres muy, muy pocos (muy baja tasa de reposición).

 

Navarra

 

– Previsión de cosecha: muy malas perspectivas debido a la situación de sequía (menos del 50% de un año normal). Arranque tardío de las colmenas (en parte por la climatología y en parte por la debilidad arrastrada de la campaña pasada).

– Previsión de abandono de la actividad: la gente se lo plantea por la situación de aumento de costes (mantenimiento de las colmenas), mala cosecha y mala situación de mercado; aunque, de momento, hay voluntad de aguantar.

 

La Rioja

Se prevé la mitad de la cosecha del año pasado en primavera. El romero se ha trabajado aunque se espera muy poca producción, ya que en el arranque de la floración las colmenas aún no estaban preparadas: 2-3 kg/colmena. Cosecha de tomillo nada debido al calor. En el tardío (verano) hay mucha incertidumbre ya que la sierra está muy seca. Hay muchas personas que tienen la apicultura como un apoyo a su economía pero que tienen otros trabajos. Mantienen las colmenas pero de continuar así una parte importante valorará dejar la actividad.

RELATED ARTICLES
- Publicidad -spot_img

Lo más popular