domingo, noviembre 27, 2022
spot_img
InicioActualidad agraria“La reducción de módulos fiscales para la agricultura tiene cara y cruz”

“La reducción de módulos fiscales para la agricultura tiene cara y cruz”

Valoración de la orden de reducción de los módulos fiscales

  • COAG Andalucía valora como positiva las deducciones que trae la orden, pero denuncia que tiene “sombras importantes”, ya que se han olvidado del olivar, de los hortícolas de invernadero y de los herbáceos, así como se discriminan a sectores según las comarcas.
  • Esta organización lamenta que no se hayan incluido las bonificaciones que recoge la última modificación de la Ley de Cadena para el gasóleo, los plásticos y fertilizantes, fundamentales para el sector ante el brutal incremento de los costes de producción.

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos, COAG de Andalucía, ha valorado como positiva, pero con sombras importantes, la orden -que se ha publicado hoy, por fin con excesiva demora, en el Boletín Oficial del Estado- del Ministerio de Hacienda y Función Pública por la que se reducen, para agricultores y ganaderos, los Índices de Rendimiento Neto para el periodo impositivo 2021 en el sistema de estimación objetiva del Impuesto sobre la RPF (o de módulos).

Eduardo López, secretario de organización de COAG Andalucía, ha manifestado que “la orden publicada hoy en el BOE sobre la reducción de los módulos fiscales para la agricultura tiene su cara y su cruz. Parte de los sectores han salido beneficiados y otros han sido olvidados o han tenido muy poco tratamiento a nivel fiscal”.

Según el informe elaborado por los técnicos de la organización, para la ganadería se plantea, sobre todo para la compra de piensos a terceros, mayor deducción. Se incrementa, del 25% al 50%, el índice corrector que se aplicar sobre el rendimiento neto minorado en el caso de explotaciones ganaderas que adquieren de terceros más del 50% de la alimentación del ganado.

En cuanto a gastos energéticos, se incrementa, del 20 al 25% el índice corrector aplicable al rendimiento neto minorado en caso de las producciones obtenida e tierras de regadío que utilicen energía eléctrica, y se simplifican los requisitos para acceder a esta reducción. “Creemos –apunta Eduardo López- que esto es beneficioso para todas las explotaciones que están en el sistema de módulos, puesto que los gastos energéticos se podrán deducir sin esa limitación que existía antes”.

Para COAG Andalucía, la ganadería es la que tiene mejor tratamiento en esta orden de módulos, puesto que tiene deducciones importantes  prácticamente en todos los sectores. Se baja el índice aplicable para el ovino caprino, tanto de leche como de carne, para el bovino de leche y de carne, el porcino, así como para la apicultura, que  también tiene una rebaja importante. Por otro lado, son positivas las rebajas para la almendra y la flor cortada.

“La parte negativa de esta orden –explica- es la que se refiere a cultivos tan importantes para Andalucía como el olivar, los hortícolas de y los herbáceos, que el año pasado hubo zonas donde los rendimientos fueron muy bajos y no se han tenido en cuenta”.

Asimismo, hay que hacer hincapié en que en el sector del algodón “hay comarcas que sí tienen rebajado el índice aplicable y otras no, que no se le toca y se mantiene mismo índice aplicable”.

Ley de Cadena

Esta organización lamenta que no se hayan incluido las bonificaciones que recoge la última modificación de la Ley de Cadena para el gasóleo,  los plásticos y fertilizantes.

En este sentido, Eduardo López comenta que “echamos en falta” que no aparezcan en esta orden los beneficios publicados en la última modificación de la Ley de Cadena, que se llevó a cabo en diciembre de 2021, que recogía la contratación de la doble potencia eléctrica, la bonificación para gasóleo, plásticos y fertilizantes, demandas que COAG ha venido reclamando reiteradamente al Ministerio de Agricultura ante el incremento de los coste de producción. De un lado, la posibilidad de contratar dos potencias eléctricas distintas a lo largo del año, de forma que se pueda reducir la potencia contratada durante el periodo del año en que no se riega, evitando pagar por algo que no se utiliza y reduciendo así la parte de la factura eléctrica que corresponde a este concepto y, de otro, el establecimiento de bonificaciones que compensen el incremento del precio de tres de los principales inputs que soportan los agricultores como son el gasóleo, los fertilizantes y los plásticos.

Concretamente, la Ley, en su disposición adicional primera, establece que el Gobierno posibilitará la contratación de dos potencias eléctricas a lo largo del año, discriminando la época de riego y la de no riego, así como la bonificación de hasta un 35 % y un 15 % de la factura del gasóleo y la de los plásticos y fertilizantes, respectivamente.

“A pesar de su importancia para el sector agrario, ha quedado excluido de la orden de módulos los beneficios de la Ley de Cadena, que queda así en papel mojado”, concluye el secretario de organización de COAG Andalucía.

RELATED ARTICLES
- Publicidad -spot_img

Lo más popular