Novedades legales, COVID 19 y sequía marcan el comienzo de la recolección

Novedades legales, COVID 19 y sequía marcan el comienzo de la recolección
  • Si no llueve en los próximos días, más de la mitad de la producción de secano, que representa el 65% del olivar de mesa, no se recogerá por el agostado, por lo que el aforo de 500.000 toneladas se verá reducido.

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos –COAG- de Andalucía manifiesta que la recolección de la aceituna de mesa comienza este año con novedades legales, COVID y sequía.

En esta campaña de aceituna de mesa la industria que no se ha adaptado aún a la nueva realidad de la modificación de la Cadena de Valor, donde los contratos entre agricultores e industriales tienen que tener referencia al coste de producción. En este sentido, hay estudios de coste de valor elaborados por el Ministerio de Agricultura, por la Junta de Andalucía y por nuestra organización COAG en los que se diferencian dos grandes bloques de costes, según la modalidad de recolección (manual o mecanizada).

Los costes de las principales variedades, con la actualización de los estudios elaborados, son: manzanilla entre 85-95 céntimos, gordal 1,10-1,20 recogidas manualmente, hojiblanca recogida mecánicamente 65 céntimos, otras variedades precios similares.

“Es el momento de que entre en vigor –explica Antonio Rodríguez, responsable de Aceituna de Mesa de COAG Andalucía- nuestra propuesta histórica de contrato tipo en la Interprofesional que, además, es un objetivo de la extensión de normas”.

COVID 19

Por otro lado, el COVID 19, al igual que ocurre con otros sectores, está marcando la recolección de la aceituna de este año. “La preocupación es importante. La pandemia que estamos padeciendo en el mundo no es ajena a nuestro sector, pero la profesionalidad de los agricultores con la prevención de los riesgos laborales, con un apartado especial en COVID 19, es una buena herramienta para combatir esta pandemia”, comenta Rodríguez, quien añade que el trabajo al aire libre reduce el riesgo de contagio, destacando que en la cosecha que se ha recogido últimamente (fruta de hueso y otras), no se ha dado ningún caso de contagio.

“Además, Interaceituna está haciendo un protocolo de actuación para coordinar a todo el sector, donde COAG participa activamente”, dice Rodríguez, que apunta también a la necesidad de que las administraciones ayuden al sector “por el gran gasto que estamos padeciendo los agricultores con la pandemia”.

Aforo

Respecto al aforo de campaña, que ya pronosticó COAG hace dos meses, en torno a las 500.000 toneladas en toda España, el responsable de Aceituna de COAG señala que “hay que reducirlo, porque si no llueve en los próximos días, más de la mitad de los secanos, que representan el 65% del olivar de mesa, no se recogerá por el agostado (déficit hídrico). No hay que olvidar que llevamos nueve años de sequía y falta humedad en la tierra”.

Aranceles EEUU

Tras varios años con la imposición de aranceles a la aceituna negra y el segundo año para la aceituna verde, COAG se sigue manifestando en contra de estos aranceles, esperando que las negociaciones entre España, la Unión Europea y Estados Unidos den cuanto antes sus frutos y se revierta la situación.

A pesar de los aranceles, los almacenes están vacíos y el stock de aceituna es inferior a los últimos años, a lo que hay que sumar una subida considerable de consumo a nivel nacional, por lo que incluso también se ha producido un aumento de las importaciones de Egipto y otros países del arco mediterráneo en un 90%.

IGP Manzanilla y Gordal de Sevilla

En cuanto a la IGP Manzanilla y Gordal de Sevilla, ésta sigue su curso con las primeras aceitunas envasadas en los lineales del comercio. Asimismo, hay que destacar que cada vez son más los agricultores, industriales y envasadores que se inscriben, siendo COAG parte fundamental de este proyecto.

“No hay que olvidar, que somos la única organización demandada, junto con la Junta de Andalucía y la IGP, por una industria dominante en otros tiempos y que no se adapta a la realidad del sector, donde debe imperar la calidad y el precio justo para los agricultores”, concluye Antonio Rodríguez.