El sector agrario protesta en Málaga contra la reforma de la PAC

El sector agrario protesta en Málaga contra la reforma de la PAC

La provincia de Málaga, en el peor de los escenarios, podría perder el 40% de los 80 millones anuales que llegan de ayudas de la PAC actualmente.

Las organizaciones representativas del sector agrario malagueño -ASAJA, COAG, UPA y Cooperativas Agro-alimentarias-, y los sindicatos CCOO y UGT, protagonizaron hoy en Málaga una protesta en la Subdelegación del Gobierno en contra de la propuesta de la reforma de la Política Agraria Común (PAC) que plantea el Ministerio de Agricultura, cuyo primer paso debe ser “la retirada del real decreto de convergencia brusca aprobado por el Gobierno de España de forma unilateral” y, cuyo segundo paso, debe ser la creación de una mesa de diálogo real con el ministro de Agricultura, Luis Planas, para el Plan Estratégico de la PAC a partir de 2023.

El presidente de ASAJA Málaga, Baldomero Bellido, el secretario de COAG Málaga, Antonio Rodríguez, el secretario de UPA Málaga, Francisco Moscoso, y el Gerente de Cooperativas Agro-alimentarias en Málaga, Carlos Cintas, lamentaron que el principal objetivo del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación para los próximos años pasa por reducir el número de regiones y por impulsar un modelo en el que todas las hectáreas de esas pocas regiones cobrarán igual, eliminando también los derechos nominativos de los agricultores y permitiendo la entrada en el régimen de ayudas de superficies que, salvo excepciones, nunca han producido.

Las organizaciones recuerdan que, en el marco actual 2014-2020, se reconoció la diversidad productiva malagueña y española mediante el establecimiento de 50 regiones de ayuda definidas en atención a la comarca geográfica, a la orientación productiva y a los niveles de ayuda consolidados por los agricultores y ganaderos. A su vez, se implantó un sistema de convergencia, que aproximaba el valor de los derechos de pago de los productores integrados en una misma región de forma moderada, paulatina y con limitación en su impacto sobre la renta individual de los agricultores y ganaderos afectados.

De no cambiarse la propuesta del ministerio, supondría, en el peor de los escenarios, una pérdida de alrededor del 40 % de los 80 millones de euros que reciben actualmente, de pagos directos, los más de 18.000 agricultores y ganaderos Malagueños.

Además, en plena elaboración del citado Plan Estratégico de la PAC, el ministerio publicó en enero, “de forma unilateral y sin consenso”, el Real Decreto 41/2021, una normativa que acelera la convergencia desde este mismo año y “más allá de lo exigido por la Comisión Europea, y que se ha preparado obviando las advertencias del sector", que la rechaza de forma unánime porque mermará de forma importante la renta de los agricultores y ganaderos malagueños, siendo los más perjudicados, los que han generado derechos más altos por haber invertido en mejoras tecnológicas y formación para producir y generar más empleo y riqueza, o aquellos ganaderos que concentran su explotación en poca base territorial, como son la mayoría de las explotaciones de caprino de la provincia de Málaga.

Por tanto, son ejemplos tipo los ganaderos con poca base territorial, los olivareros y los regadíos, atacando a un modelo diverso, productivo y generador de riqueza en el territorio. Y es que por primera vez en la historia de la PAC, se define un tránsito no paulatino, que hará que “muchos profesionales no tengan tiempo de adaptarse a los cambios, redimensionar sus explotaciones y/o reorientar sus producciones”.

Por otro lado, las organizaciones han pedido a los plenos de los ayuntamientos, a la sociedad y al conjunto del complejo agroalimentario, que se sumen a sus peticiones de cara a la nueva PAC, persiguiendo la elaboración de un plan estratégico que permita cumplir con las directrices europeas “respetando nuestra diversidad productiva”. La reforma “no puede hacer daño a miles de agricultores y ganaderos que son fundamentales para mantener el tejido económico, social y medioambiental de nuestra provincia”. Asimismo, les piden que apoyen el rechazo del real decreto de convergencia por ser innecesario y porque condiciona el futuro de muchos agricultores y ganaderos y porque determina las negociaciones de cara a la nueva PAC.

Los representantes de ASAJA, COAG, UPA y Cooperativas Agro-alimentarias de Málaga insisten en el deseo de dialogar con el ministro de Agricultura para llegar a un acuerdo que no resulte perjudicial para la primera región agraria de España, en la que se hallan el 34% de los perceptores de ayudas PAC y que aporta el 37% del Valor Añadido Bruto (VAB) agrario a la economía de España, dando empleo a más del 8% de la población ocupada andaluza (más del doble que la media nacional).

Asimismo, han recordado que esta ha sido la primera concentración, y que pronto volverán a las calles con una movilización mucho más contundente si nuestras peticiones no son atendidas.