LAS VENTAS DE FLOR CORTADA SE MANTIENEN ESTABLES PERO LOS PRECIOS BAJAN HASTA UN 15%

LAS VENTAS DE FLOR CORTADA SE MANTIENEN ESTABLES PERO LOS PRECIOS BAJAN HASTA UN 15%

* COAG Andalucía recuerda que el sector ha atravesado una racha negativa, con caída de precios y de superficie de cultivo, por lo que se demanda una adaptación de su fiscalidad.

Sevilla, 31 de octubre de 2018. La festividad de Todos los Santos, que se celebra mañana, es una de las fechas señaladas para los productores de flor cortada de Andalucía, junto con San Valentín, el Día de la Madre o la Semana Santa. Han sido días de gran actividad en los invernaderos y se calcula que se ha vendido en torno al 50% del total anual. No obstante, se nota la tendencia a la baja por el aumento de las incineraciones y también porque en las generaciones más jóvenes no está tan asentada la tradición de acudir al cementerio a limpiar las lápidas y poner flores. La competencia de las importaciones procedentes de países como Colombia, Kenia, Israel o Marruecos también perjudica a los floricultores andaluces.

 A pesar de todo, los productores se vuelcan para que haya existencias, lo que, paradójicamente, se vuelve en su contra, ya que contribuye a bajar los precios que perciben. Este año, el descenso de los precios  se sitúa entre el 10 y el 15%. 

 Entre las variedades más demandadas, destaca el crisantemo blanco, que es la flor más vendida en estas fechas, seguida del clavel, el crisantemos de colores y el monoflor, junto con otras flores de acompañamiento como la paniculata y el solidago, y algunos verdes como el ruscus y la mostera.

 Las flores son un producto delicado y sensible, que necesita de una infraestructura costosa para su cultivo: luz, calefacción, sensores, etc. Hay que resguardar a las plantas de las altas temperaturas y hay que garantizarle los periodos de luz y sombra que necesitan. Por ello, se trata de un sector que requiere de fuertes inversiones en tecnología para poder ser competitivos. “Suben los costes, la mano de obra, los insumos… pero los precios están por los suelos”, lamenta Luis Manuel Rivera, responsable de flor cortada de COAG Andalucía.

 Por eso, esta organización agraria recuerda que es urgente modificar la fiscalidad del sector, para adaptarla a su rentabilidad real, porque el sector también tiene problemas de relevo generacional al no ser económicamente atractivo para los jóvenes: “Tenemos el mismo módulo desde hace 30 años, un módulo alto, de 0,32, que no se corresponde con la realidad del sector. Algún año se ha reducido puntualmente a 0,16, por incidencias meteorológicas, pero debería aprobarse una reducción permanente”, señala Rivera.  No podemos olvidar que se trata de un sector con un marcado carácter social, que genera mucha mano de obra en zonas con alto desempleo y pocas alternativas.