• Publi 1200X100

La ganadería andaluza, al frente de las garantías sanitarias en Europa

La ganadería andaluza, al frente de las garantías sanitarias en Europa

* Los ganaderos mantienen la calma respecto a las últimas alertas sanitarias: “Nuestra carne tiene todas las garantías, los consumidores pueden estar tranquilos”.

* COAG destaca que la mayoría de las más de 100.000 explotaciones ganaderas de Andalucía son familiares cumplen estrictamente con todos los controles de seguridad europeos, a diferencia de los productos de importación.

La Coordinadora de Agricultores y Ganaderos –COAG- de Andalucía asegura que la ganadería andaluza está al frente de las garantías sanitarias en Europa, por lo que quiere trasladar un mensaje de tranquilidad respecto al consumo de carne en fresco. Así, los ganaderos mantienen la calma respecto a las últimas alertas sanitarias y no dudan en afirmar que “nuestra carne tiene todas las garantías, los consumidores pueden estar tranquilos”, dice Antonio Rodríguez, responsable de Ganaderías de COAG Andalucía.

En este sentido, esta organización agraria destaca que la mayoría de las más de 100.000 explotaciones ganaderas de Andalucía son familiares, un modelo de ganadería sostenible, ligada al territorio, que repercute en beneficios socioeconómicos para el medio rural, y manejada por profesionales que están en contacto diario y directo con los animales.

Asimismo, y a diferencia de los productos de importación, las explotaciones familiares cumplen  estrictamente con los exigentes requisitos de seguridad alimentaria y bienestar animal establecidos por la UE y son respetuosas con el medio ambiente. Prueba de ello es que la Comisión Europea ha declarado recientemente como oficialmente indemnes de brucelosis una extensa zona de nuestro territorio, reconociendo así el gran esfuerzo realizado por el sector para avanzar de forma continua en la erradicación de enfermedades y contribuyendo, además, a la mejora del estatus sanitario de Andalucía.

Además, según explica Rodríguez, el ganado andaluz es objeto de múltiples planes de control para acreditar, mediante el cumplimiento de la normativa en materia de seguridad y calidad alimentaria, que los alimentos que llegan a los ciudadanos son seguros y de calidad, y contribuyen así a reducir a niveles razonablemente aceptables los riesgos presentes en los alimentos que amenazan a las personas.

En cambio, en la ganadería industrial que produce a gran escala en países terceros, no aplican las mismas normas de seguridad alimentaria que aquí y, a pesar de ello, de manera contradictoria, la Unión Europea ha firmado acuerdos comerciales para importar carne de estos países terceros. Por ejemplo, en EEUU sí está permitido la utilización de hormonas para crecimiento y engorde del vacuno.

En definitiva, los ganaderos mantienen la calma respecto a las últimas alertas sanitarias localizadas en productos cárnicos transformados y hacen un llamamiento a la población para fomentar el consumo de la carne producida en las granjas familiares andaluzas de manera respetuosa con el medioambiente, con el bienestar de los animales y con elevados estándares de calidad.

Por último, quieren poner en valor la indefectible contribución del sector ganadero andaluz a la economía, el paisaje y la población en nuestro medio rural, manteniendo nuestros pueblos vivos, sin olvidar la intervención natural del ganado en la limpieza de los montes, que elimina material combustible, favoreciendo la biodiversidad y reduciendo el riesgo de erosión y desertización de Andalucía.