Ganaderos denuncian los bajos precios de la leche con el reparto de 500 litros en Málaga

Ganaderos denuncian los bajos precios de la leche con el reparto de 500 litros en Málaga

Las organizaciones agrarias andaluzas ASAJA, COAG y UPA, Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía y la OPL del Sur reclaman precios que garanticen la rentabilidad de las explotaciones de vacuno de leche ante las puertas de un supermercado en Málaga

Ganaderos de vacuno de leche convocados por las organizaciones agrarias andaluzas ASAJA, COAG y UPA, Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía y la Organización de Productores del Sur (OPL) han vuelto a concentrarse hoy, en esta ocasión ante las puertas de un supermercado en Málaga, para protestar por la crisis de precios en origen de la leche, reclamar el cumplimiento de la Ley de Cadena Alimentaria e informar a la ciudadanía de las dificultades que tiene el sector para mantener su actividad.    

Como ya hicieron hace una semana en Sevilla, los ganaderos, bajo el lema ‘Con la leche al cuello’, han repartido 500 litros de leche a la ciudadanía y han recogido firmas por un precio justo de la leche de vaca en el sur de España. Hasta la fecha, ya son más de 25.500 personas las que han respaldado con su firma las peticiones de los ganaderos de vacuno de leche, la mayoría de ellas recabadas a través de la plataforma change.org.

Organizaciones convocantes y ganaderos han vuelto a denunciar públicamente la grave crisis que sufre el vacuno de leche, principalmente por la presión de unos precios por litro de leche en origen que ni siquiera cubren los costes de producción.

Como han recordado, el coste medio de producir un litro de leche, según el Ministerio de Agricultura, es de 0,35 euros, pero en algunas explotaciones andaluzas asciende hasta 0,40 euros. Sin embargo, en el último año la industria ha pagado al ganadero en torno a 0,31 y 0,33 euros por litro. Es decir, como mínimo, han perdido alrededor de dos céntimos por litro, mientras que los costes de producción han llegado a repuntar hasta un 35% por la subida de las materias primas para la alimentación y por el incremento de los costes energéticos, entre otros factores, que han llevado al productor de leche de vaca a sufrir una crisis estructural.

Ante este desajuste de números, los ganaderos se ven abocados al cierre de sus explotaciones, que en los últimos años ha sido un goteo constante. En la última década, por ejemplo, la falta de rentabilidad del sector ha abocado al cierre del 30% de las vaquerías, y eso a pesar de ser uno de los sectores más dimensionado, competitivo y productivo de España.

En Andalucía sobreviven, a día de hoy, 475 explotaciones de vacuno de leche, con algo más de 60.000 cabezas de ganado y con una producción de 600.000 toneladas de leche. Cifras con las que Andalucía, a pesar de la asfixia que sufren los productores, representa el 8% del sector lechero nacional.

Se trata de un sector deficitario porque no se cumplen las normas, a pesar de que está vigente una Ley de la Cadena Alimentaria que prohíbe la venta por debajo de costes, así como una regulación específica por su carácter estratégico, establecida en el Real Decreto 1363/2013, por el que se introduce la obligación de suscribir contractos lácteos que garanticen la rentabilidad de los productores, y pese a haber sido objeto de diferentes acuerdos con la distribución promovidos por la Administración (Productos Lácteos Sostenibles 2013 y Acuerdo por la estabilidad y sostenibilidad de la cadena de valor del sector vacuno de leche 2015).

Agrava la situación, además, que la gran distribución utilice la leche como producto reclamo. En este sentido, los ganaderos están cansados de sufrir estas prácticas comerciales abusivas, por lo que organizaciones agrarias, cooperativas y ganaderos advierten a la distribución que quieren un compromiso férreo con el sector y no medidas coyunturales para enfriar las protestas.

Asimismo, reclaman a corto plazo una subida de precios mantenida en el tiempo que repercuta en el ganadero y que sirva como primer paso para desbloquear esta situación de descontento entre el sector productor. En este sentido, los convocantes advierten de que las movilizaciones se mantendrán de forma indefinida hasta que la Administración, la industria, la distribución y, por supuesto, los productores se sienten de nuevo a la mesa para establecer una estrategia a largo plazo con medidas efectistas que den estabilidad real al ganadero de cara al futuro.

Precisamente, todos estos puntos han sido tratados hoy en una reunión entre los portavoces de las organizaciones convocantes y representantes de la cadena Lidl, supermercado ante el que se han concentrado hoy los ganaderos, durante la celebración de la protesta.

En último lugar, los ganaderos de vacuno de leche llaman también la atención de las Administraciones, especialmente del Gobierno central, y solicita mayores controles sobre los contratos firmados a través de la Agencia de Información y Control Alimentarios, y exigen que se investiguen los incumplimientos de la Ley 12/2013, de 2 de agosto, de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria y se inicie, en su caso, el procedimiento sancionador que proceda.

La acción que ha tenido lugar hoy en Málaga da continuidad a la movilización que recorrió las calles de Sevilla el pasado 13 de julio y la concentración del pasado 29 de julio, también en la capital hispalense. La siguiente actividad programada tendrá lugar el próximo lunes, 9 de agosto, en Granada, donde los ganaderos se concentrarán ante las puertas de la industria Lactalis.