El incendio de Almonaster la Real, un desastre también para la ganadería

El incendio de Almonaster la Real, un desastre también para la ganadería
  • COAG Andalucía pide una reunión urgente a la consejera de Agricultura para empezar a evaluar los graves daños causados por el fuego, que ha arrasado colmenas y quemado ovejas, cabras y vacas.
  • Aún no se pueden contabilizar todas las pérdidas, ya que hay ganaderos que todavía no han podido acceder a sus explotaciones, lo que esperan poder hacer en breve.
  • Esta organización considera necesario formar un grupo de trabajo para hacer un seguimiento de las zonas afectadas y tomar medidas para la recuperación de la capacidad productiva de los ganaderos y para la restauración medioambiental.

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos –COAG- de Andalucía considera que el incendio localizado este fin de semana en Almonaster la Real (Huelva), uno de los mayores de Andalucía de los últimos años, es un auténtico desastre para la ganadería onubense, ya que el fuego, además de quemar más de 13.000 hectáreas de masa forestal, ha arrasado con numerosos asentamientos apícolas, con miles de abejas, y quemado ovejas, cabras y vacas.

Enrique Acción, responsable de Ganadería y secretario provincial de COAG Huelva, ha explicado que “no sabemos aún la magnitud de los daños provocados por el fuego, porque todavía hay ganaderos que no han podido entrar en sus explotaciones, todo hace indicar que lo harán en breve, y no saben qué se van a encontrar. Pero por lo que sabemos hasta el momento, las pérdidas son inmensas. Hay muchísimas colmenas quemadas, ya que es una zona con muchos asentamientos apícolas, así como ovejas, cabras y vacas quemadas o desaparecidas. El panorama es dantesco y estamos muy afectados”.

Ante esta dramática situación, desde COAG Andalucía se pide a la consejera de Agricultura, Carmen Crespo, que convoque una reunión urgente con el sector para empezar a evaluar daños, hacer un seguimiento de las zonas afectadas y tomar medidas para la recuperación de la capacidad productiva de los ganaderos, así como para la restauración medioambiental.